¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

 

A raíz de nuestra entrada en el sector inmobiliario, un sector que está viviendo un momento complicado los últimos años, nos hemos reafirmado en lo que siempre comentamos a nuestros clientes: «tu empresa tiene que ser diferente».

 

Cuando estás en un ámbito que se mueve muy rápido y con una competencia particularmente agresiva, es aún más importante que tus clientes actuales y potenciales vean en ti una empresa:

 

  1. Confiable
  2. Cercana
  3. Resolutiva
  4. Innovadora
  5. Que se reinventa
  6. Con capacidad de autocrítica
  7. Y, sobre todo, eficaz

 

Puede que te interese leer este post sobre marketing inmobiliario para implementar ideas para tu empresa:

 

Hablamos de marketing inmobiliario con Jacobo Blanco, de Capitel KSA

 

 

1.- Confiable

 

Para que la relación con tu cliente sea duradera y fructífera, es fundamental que se base en la confianza, sobre todo cuando hablamos de sectores especialmente sensibles como el inmobiliario -tu cliente se va a basar en tu criterio para seleccionar el hogar de su familia-, el médico -tu cliente va a poner su salud e incluso su vida en tus manos- o el legal -huelga explicar las repercusiones que puede tener un mal servicio legal.

 

 

2.- Cercana

 

Una relación «de tú a tú», en la que tu cliente se sienta cómodo para hablar contigo, transmitirte sus inquietudes y tú puedas darle soluciones profesionales a medida, acordes con sus necesidades.

 

 

3.- Resolutiva

 

Que tu cliente sepa que si tiene un problema tú le vas a buscar una solución, no tiene precio. Ser resolutivo no es sencillo, pero tu conocimiento del sector, de los procesos y de los tiempos, ayudará en gran medida en esta tarea.

 

 

4.- Innovadora

 

Hacer cosas distintas, salirte de los cánones habituales, proponer ideas nuevas, procesos nuevos, soluciones nuevas… puede que te lleve tiempo estrujarte el cerebro para encontrar estas soluciones, pero sin duda tu cliente agradecerá que te salgas del «sota, caballo y rey» del sector.

 

 

5.- Que se reinventa

 

Hablamos de negocios que implementan soluciones nuevas, medidas nuevas, procesos nuevos. Implementar canales de comunicación fluida con los clientes, automatizar procesos, incorporar nuevos servicios según cambia el mercado y el sector…

 

 

6.- Con capacidad de autocrítica

 

Saber reconocer tus errores es una virtud, porque la mayoría de las personas -y de las empresas- no son capaces de ver la necesidad de escuchar a sus clientes y reconocer sus fallos. Partimos de la base de que todos somos humanos y todos nos equivocamos. Pero lo que marca la diferencia es saber reconocerlo y buscarle una solución.

 

 

7.- Eficaz

 

Lo ponemos de último pero no es por orden de importancia, está claro que si alguien contrata tus servicios es porque quiere una solución a algo que no puede solventar él por falta de tiempo o falta de cualificación. En este punto te puede ayudar mucho ser una persona ordenada y metódica y, sobre todo, tener una comunicación fluida con tu cliente. De nada sirve que hagas muchas cosas si no se las comunicas porque tu cliente no las pondrá en valor.

 

Sobre atención al cliente, puede que te interese leer este post:

 

Los errores más frecuentes en atención al cliente

 

 

Entonces… ¿Por qué tienes que ser un negocio diferenciado?

 

Cuando un cliente llama a tu puerta es altamente probable que también llame a la de tu competencia. ¿Por qué se va a quedar contigo si haces exactamente lo mismo que ella?

 

Dar valor añadido a tu trabajo y, en definitiva, marcar la diferencia frente a tu competencia es fundamental para destacar y ser caballo ganador. Piénsalo en ti mismo: ¿por qué vas a un bar y no a otro? ¿Por qué vas a un peluquero y no a otro? ¿Por qué eliges a este abogado y no a otro?

 

 

¿Cómo puedes conseguir ser una empresa diferente?

 

Escucha: Tu cliente te va a transmitir sus inquietudes y necesidades. Saber qué quiere, qué necesita y cómo puedes ayudarle es tan fácil como escucharle. Él mismo te va a resolver el misterio.

 

Innova: Lee libros, páginas y blogs de tu ámbito, acude a eventos del sector, sigue a tu competencia, conoce la forma de trabajar de tu sector en otras ciudades…

 

Arriesga: Somos muy fans de la frase de Einstein que rezaba «si quieres resultados distintos no hagas siempre lo mismo». Un poco de riesgo calculado puede traerte grandes beneficios. Calculado, porque no se trata de ser tan rompedor que generes desconfianza, pero sí de aplicar pequeños cambios y medir su efecto en tu público.

 

Si tienes dudas y necesitas nuestra ayuda, no dudes en contactar con nosotros 🙂

 


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!