Redes sociales: la carrera por estar dentro

¡Compárteme!

 

Últimamente venimos observando con algunos clientes y empresas que nos han pedido un servicio de asesoría de comunicación una prisa exacerbada por “meterse” donde otros (competencia normalmente) han conseguido llegar “alto” (tener muchos fans) y, además, quieren tener muchos fans y rápido.

ESTAR EN REDES SOCIALES

Bajo esta visión infinitamente reduccionista del tema se encuentra un desconocimiento total de las ventajas e inconvenientes de entrar en redes sociales, además de un menosprecio por el trabajo de un profesional del Social Media. Me canso de repetir que estar por estar es tontería. Las redes sociales, como cualquier otra comunidad, requieren de un trabajo a medio plazo, de duración prolongada en el tiempo. Qué mejor ejemplo que hablar de una comunidad de vecinos. ¿Realmente alguien cree que es mudarte y ser amigo de todo el mundo? No, necesitas un tiempo y un contacto con ellos, constante, un goteo que cala cual lluvia fina. En redes sociales es lo mismo.

Veo constantemente la importancia de hablar a los clientes “de tú a tú”. Estar en redes sociales te permite ese tú a tú. No es su campo y desde luego hablar de branding, followers, retweets, ROI y SEO les ayuda poco o nada. Al revés, les desconcierta. Es cierto que deben valorar nuestro trabajo, que implica una dedicación, una constancia y un conocimiento de las herramientas muy extensos, pero también lo es que, por nuestra parte, la de los Community Managers, deberíamos hacer un sobreesfuerzo por entender al cliente y hablarle en un lenguaje comprensivo.

En Vincutato estamos especializados en varias ramas, entre ellas la hostelería, donde nos encontramos que la dirección de los locales entiende que hay una relación directa, estrecha y proporcional entre seguidores (fans y followers) y ventas. Y eso no es exactamente así. Es cierto que si no te conocen, no te compran, pero también es cierto que sólo por conocerte, solo por estar en redes sociales, no te van a comprar. ¿Cuántas veces hemos pasado por delante de un bar en el que no existe nada que nos llame la atención para entrar? El producto que ellos venden ha de ser bueno, competitivo y envuelto en un halo de fomento de sus virtudes. De poco vale tener el mejor pollo al horno de la ciudad si lo sirves en un plato sucio, si no saludas al cliente al entrar o si el precio es abusivo.

Si bien los profesionales del Social Media debemos hacer un esfuerzo por “humanizar” los tecnicismos, los empresarios, por su parte, han de entender que todo trabajo tiene su tiempo -como el pollo al horno-, que no por tener más pollos vas a vender más raciones y que no cualquiera puede cocinar un buen pollo.

About The Author

Directora de Comunicación, Social Media Manager y copy en Vincutato. Periodista especializada en comunicación online y marketing digital.

Leave Comment

Nombre
Email
Web

*