¿Y qué pasa con las redes sociales en el pequeño comercio?

¿Y qué pasa con las redes sociales en el pequeño comercio?

¡Compárteme!

 

Hoy queremos hacer una reflexión sobre la situación de las redes sociales en el pequeño comercio. La aparición y normalización de estas plataformas a nivel internacional y de forma intersectorial ha traído múltiples ventajas, pero también dificultades e inconvenientes. No siempre los recursos tanto a nivel de tiempo como de dinero son los óptimos para un negocio que no tiene un gran tamaño, por eso hay que valorar los pros y los contras y tener siempre en cuenta hasta dónde se puede llegar. Es mejor no estar en redes sociales que tenerlas abandonadas.

 

VENTAJAS DE LAS REDES SOCIALES EN EL PEQUEÑO COMERCIO:

 

1.- Permiten llegar a un público infinitamente superior al meramente local. Tanto si está en la estrategia del pequeño comercio el envío nacional e internacional o la venta online como si simplemente quiere darse a conocer más allá de la ciudad o pueblo en que esté, las redes sociales son un medio muy útil.

2.- Posibilitan fidelizar al cliente. Ofertas, descuentos, promociones, nuevos productos, cambios de horario, avisos de cierre por vacaciones… El público puede estar en contacto permanente con el negocio, conocer sus propuestas y convertirse en fiel seguidor.

3.- Ayudan a crear diálogo entorno al negocio. Usuarios de la red pueden conocer la tienda, otros que sean clientes pueden opinar sobre su experiencia de compra y el propietario consigue saber en tiempo real las apreciaciones de su público real y potencial.

4.- Son un importante canal para la ayuda postventa. En caso de necesitar arreglos, cambios, contactar con un servicio técnico, etc, las redes sociales proporcionan un espacio en el que el cliente puede hablar de tú a tú con el propietario o encargado de la tienda. Una buena respuesta por parte de este generará confianza y fidelización para futuras compras, además de una visión positiva por parte del resto de usuarios.

“Es mejor no estar en redes sociales que tenerlas abandonadas.”

 

5.- Ayudan a conocer y segmentar clientes: Gracias a las redes sociales, el pequeño comercio puede saber los gustos, preferencias, horarios… de sus clientes y enfocar a todos o a una parte de ellos sus propuestas. Una buena segmentación es clave para mejorar las ventas y los beneficios, y en caso de apostar por publicidad en redes sociales, permitirá enfocar bien las comunicaciones y por tanto optimizar la inversión.

6.- Permiten mejorar: La información sustraída de redes sociales debe servir como una autocrítica, ya que son los propios clientes, el propio mercado, el público potencial, quien explica los pros y los contras. Estas críticas, enfocadas de manera constructiva, sustituyen a los antiguos grandes y caros estudios de mercado, mucho menos concretos y por tanto, no tan útiles.

 

DIFICULTADES DE LAS REDES SOCIALES EN EL PEQUEÑO COMERCIO:

 

1.- Conocer la tecnología: No siempre nos encontramos en la situación óptima en la que el propietario, encargado o empleado del negocio tiene unos conocimientos mínimos sobre Social Media y es complicado asignar una partida de los beneficios a comunicación y publicidad cuando estos no son cuantiosos.

2.- Disponer de tiempo para atender las redes sociales: Es fácil que en un negocio unipersonal o con pocos empleados todos tengan un volumen de trabajo que les impida disponer de tiempo para atender correctamente las redes sociales. Lo que está claro es que es mejor no estar en redes sociales que estar de cualquier manera.

3.- ¿Qué pasa cuando el negocio está cerrado?: En la era de las redes sociales los usuarios estamos muy mal acostumbrados. Queremos respuestas inmediatas, pero no nos damos cuenta de que detrás hay una persona atendiéndonos, sea un Social Media Strategist o el propietario, encargado o empleado de un pequeño negocio. Esas personas también tienen derecho a descansar y no por ello podemos pensar que su servicio de atención al cliente es peor. No es comparable la cantidad de recursos que una gran empresa puede dedicar a las redes sociales con el de un pequeño negocio local. En este sentido escribíamos un artículo hace unas semanas sobre cuándo descansa un community manager.

 

En cualquier caso, está claro que las redes sociales en el pequeño comercio pueden ser de gran utilidad, pero siempre hay que valorar pros y contras, establecer una estrategia coherente y, sobre todo, sincerarse con uno mismo a la hora de embarcarse o no en ellas. ¿Tendré tiempo para atenderlas adecuadamente? En caso contrario, lo mejor es no hacerlo, como comentábamos antes, es mejor no estar en redes sociales que tenerlas abandonadas.

 

Foto: Alterfines

 

About The Author

Directora de Comunicación, Social Media Manager y copy en Vincutato. Periodista especializada en comunicación online y marketing digital.

Leave Comment

Nombre
Email
Web

*